Páginas

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Lección cósmica de humildad 2.0

Algunos de mis lectores recordarán esta entrada del pasado mes de agosto, en la que os mostraba un par de vídeos sobre lo insignificante que es nuestro planeta (y, por ende, nuestra misma existencia) en comparación con los gigantes estelares que pueblan nuestro Universo. Hoy me atrevo a continuar aquel 'post' rescatando esta magnífica narración de Carl Sagan, titulada Un punto azul pálido, con la que el astrónomo estadounidense cerró su mítica serie Cosmos. El relato, inspirado en la fotografía que veis al lado de estas líneas (la imagen de la Tierra tomada por el Voyager 1 a 6.000 millones de kilómetros de distancia), sobrecoge no sólo por su belleza, sino, sobre todo, por la humildad que destila desde el primer instante, demostrando a su espectador lo ridícula que es nuestra especie, pobladora de un mísero punto en un espacio infinito que apenas si se hace eco de nuestras alegrías y nuestros sufrimientos. Sin más, os dejo para que disfrutéis del vídeo y de la genialidad de Sagan. Un saludo a todos mis lectores.

3 comentarios:

Celebnár dijo...

Es precioso. Esa serie me fascinó en mi adolescencia, me hizo mirar hacia arriba con un pequeño planisferio que aún conservo, aunque casi se rompe a pedazos ya por el uso. Además tiene una banda sonora espectacular.
Otra lección de humildad, sí señor.
Gracias por ponerla :)

Capitán T. Néodspearuwa dijo...

...

Yo no lo conocía.

Gracias, Alberto ^^

Elessar dijo...

Una lección de humildad como la copa de un pino, sin duda.

Conocía de oidas al tal Sagan, pero no seguía la serie.

Gracias por compartirlo ^^