Páginas

lunes, 21 de junio de 2010

No al vandalismo, no a la intolerancia

Me he despertado esta mañana con la siguiente (y lamentable) noticia:

Le arrancan un brazo al Gran Poder

La policía detuvo anoche en Sevilla a un hombre que logró arrancar el brazo derecho de una de las imágenes más veneradas en esta ciudad, la del Gran Poder de Sevilla, una talla del siglo XVII de Juan de Mesa. Según testigos presenciales, el hombre, después de oír misa en la basílica, empezó a pegar patadas al pedestal de la imagen que está expuesta en esta basílica y al no poder derribarla tiró con fuerza de la túnica que lo cubre de tal forma que consiguió desprender el brazo derecho de esta talla.

Fuentes de la Hermandad confirmaron anoche la noticia y comunicaron la retirada de la imagen del culto hasta que sea reparada y puede volver a la basílica. Las mismas fuentes, dentro de la gravedad de los hechos, descartaron que se hubieran producido daños en la cabeza de la talla.

El autor de la agresión, al que algunas fuentes le dan nacionalidad portuguesa, fue detenido en la misma basílica por dos policías nacionales fuera de servicio que se encontraban en el lugar y que pudieron reducirlo ante la indignación de los fieles que allí se encontraban.

El hermano mayor del Gran Poder, Enrique Esquivias, ha confirmado que la agresión se ha producido con «mucha violencia». Los feligreses que han visto, de primera mano, la agresión al Señor, manifestaban su estupor ante la imagen contemplada. «Finalizó la misa, y cuando me marchaba, escuché a la gente gritar alarmada, me volví y ví que el Señor se estaba tambaleando y que un hombre estaba tirando del brazo. Ha sido horrible», asegura una de las testigos.

Lo hizo sin mediar palabra, terminada la misa. Directamente se subió al camerín y emprenció el ataque. La escena sorprendió a todos los asistentes que observaban incrédulos lo que estaba ocurriendo. Los propios asistentes a la misa se abalanzaron sobre el individuo y lo retuvieron hasta que la Policía llegó para detenerlo. Lo redujeron dos policías de paisano que, casualmente, se encontraban en el templo. La imagen del Gran Poder está realizada en madera de cedro y mide casi dos metros de altura.

------------------------------------

Como ya hice en su día cuando atacaron las esculturas de Dalí, no puedo más que condenar este atentado a nuestro patrimonio artístico y cultural. Sin embargo, no sólo escribo para denunciar este hecho, sino también para expresar mi repulsa por las voces que, a través de los foros, han celebrado esta agresión como un triunfo del ateísmo. Sinceramente, por mucho que alguien deteste la religión o una iglesia, no entiendo cómo puede alegrarse de que un perturbado destruya una obra de arte del siglo XVII, símbolo de la imaginería española y de la escultura nacional barroca.

Me resulta abominable que existan esas maneras de pensar y proceder, basadas en la intolerancia y la violencia y que, irónicamente, en nada se diferencian de las de los extremistas religiosos. Tal como argumenté a raíz del video del británico Pat Condell, no alcanzo a comprender esa lógica que impulsa al ateo a insultar y atacar con tal agresividad a todo lo que huela a religión (incluso al propio arte). ¿Qué sentido tiene comportarse así? ¿Qué lógica puede empujar a una persona a rebajarse a la altura de lo que tanto desprecia? Que alguien me lo explique porque, la verdad, no soy capaz de descifrar tal galimatías.

P.D.: Tan aberrantes me parecen los halagos al que ha destrozado la figura, como las amenazas de muerte que se han proferido contra esa persona.

8 comentarios:

Celebnár dijo...

Es que esto no tiene nombre, de verdad. Digo yo que se tratará de un perturbado, porque si no, no logro entenderlo.

Elerien dijo...

No hace falta estar perturbado para hacer cosas como esas. Hace no demasiados años, aquí en Málaga, un montón de gente perfectamente cuerda, a los que la única "enfermedad mental" que se les podría atribuir es ser republicanos, salieron a la calle a quemar cuanta imagen sagrada encontraron en las iglesias. Y si nuestro patrimonio artístico no se vio más mermado aún fue porque un montón de cofrades se dedicaron a esconder las imágenes donde buenamente podían (hay un hueco en una de las torres de la Catedral donde se escondieron 4 ó 5 imágenes hasta que las cosas se calmaron).

Lo que es ese señor es un soberano imbécil que lo único que merece es una buena paliza como la que le ha dado a la imagen.

Alberto Zeal dijo...

Elerien, te agradezco tu participación, pero te pediría que rebajases un poco el tono. Del mismo modo que el acto de ese "señor" es deleznable, todavía lo sería más cualquier respuesta violenta a su acción.

Elerien dijo...

Lo siento, no quería ofender pero es que cosas como estas me sacan de mis casillas. En cualquier caso, el que yo diga que se merece una buena paliza no quiere decir que apruebe que se le dé. No soy en absoluto partidaria de tomar la justicia por propia mano, muchísimo menos de jugar a ese odioso juego de "ojo por ojo y diente por diente".

Den todos modos, haré caso de tu petición y rebajaré el tono la próxima vez que participe.

Alberto Zeal dijo...

OK, perfecto ;)

iMeMiNe dijo...

Alberto, no puedo añadir nada a tu texto, define perfectamente mi opinión al respecto. Y mira que yo no considero que las imágenes de las distintas hermandades tengan mucho que ver con la religión que profeso pero me parece una peligrosa falta de respeto hacia un símbolo que para mucha gente es importante y cuyo valor artístico es innegable.

Entiendo la indignación de mucha gente pero estoy contigo en que no nos tenemos que poner a su altura ;)

Elessar dijo...

Me encontré con esa noticia el mediodía de ayer y estoy de acuerdo en lo que dices, es más, casi me parece peor aplaudir un acto como ese, porque al fin y al cabo, si el agresor es un perturbado bastante castigo tiene sean cuales fueren los motivos que le llevaron a ello, mientras que el no comulgar con una causa no da derecho moral a destruir patrimonio de la misma, y considero que las autoridades deberían tomar cartas en el asunto tanto con las amenazas como con los aplausos y el enaltecimiento del vandalismo.

Narya-Mithrandir dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, hay que respetar si quieres que te respeten. Cuando escuché la noticia me quedé a cuadros, no me podía creer que hubiese gente tan penca, luego dijeron algo de que la persona en cuestión tenía problemas mentales, no sé si finalmente era así o no. Ahora, al leer tu entrada, me he quedado todavía más a cuadros al enterarme de que la gente en los foros aplaude un acto así, me parece increíble que la gente festeje que se atente contra una obra de arte :S