Páginas

viernes, 21 de enero de 2011

¡Zasca al "autor"!

Supongo que muchos de vosotros habréis visto esta noticia:

Alejandro Sanz equipara los derechos de autor a los de los niños africanos

Como cantante y compositor, Alejandro Sanz se declara un fiel defensor de los derechos de propiedad intelectual y siempre se ha mostrado a favor de la 'ley Sinde'. Pero además, Sanz participa en uno de los proyectos de la ONG Médicos sin Fronteras, por lo que la semana pasada hizo un viaje a Zimbawe (África) con los niños afectados por el Sida.

A su vuelta, tras varios comentarios dando las gracias a la ONG por el viaje, escribió en su cuenta de Twitter una entrada dirigiéndose a aquellas personas que le critican por defender la Ley Sinde y los derechos de los autores, así que en una de esas entradas comparó los derechos de los niños africanos con los derechos de propiedad intelectual de los creadores.

Más concretamente, el cantante compara el derecho que tienen que tener los menores con Sida en el continente africano a acceder a medicamentos, algo legítimo para ellos, con los derechos de autor de los creadores que, para él también son legítimos, asegurando que ambos deben ser protegidos.

"Demuestren que están a favor de los derechos.. De los derechos de los niños con Sida en África a tener medicación a su alcance. No me jodan con estupideces... Saben que los derechos de los creadores son legítimos...", asegura Sanz en su Twitter. "Y si después de todo esto todavía son capaces de poner en duda que una idea tiene que ser protegida entonces vengan conmigo a los pueblos de África y vean el talento y si no tienen huevos callense, cagones", asegura.

----------------------------------

Pues bien, acabo de leer una respuesta fantástica a este cantamañanas que se cree el nuevo Mozart. Os la dejo por aquí para que podáis disfrutarla, así como el enlace del blog del valiente que se ha atrevido a decirle las cuatro verdades que necesita escuchar:

Carta abierta a Alejandro Sanz

Hola Alejandro,

Hace muchos días que ando dándole vueltas a la ley Sinde, a los derechos de autor, y
leyendo tus desafortunados tweets. Ahora que tengo las tres cosas juntitas, déjame que te comente algunas cosas.

Soy científico, investigador del Centro Nacional de Biotecnología y actualmente “Visiting Assistant in Research” en la Yale School of Medicine, en New Haven, Conneticcut. Trabajo en el desarrollo de vacunas para el tercer mundo, centrando mis esfuerzos en la Leishmaniasis, una enfermedad olvidada que mata e incapacita en África, Asia y Suramérica. Sí, esos mismos sitios para los que, de vez en cuando, puedes montar una parranda benéfica. Y aunque no lo sepas (y muchas personas no lo saben) es esa enfermedad que hace que miles de pobres niños tengan el vientre hinchado y mueran. La misma que hace que sus padres no puedan trabajar. Entre nosotros, ese tipo de enfermedades que hace que el tercer mundo siga siendo tercer mundo.

Cuando consigo que mi trabajo funcione, tras muchísimas horas de laboratorio exponiéndome a múltiples riesgos para mi salud, intento publicar mis resultados. ¿Sabes lo que pasa cuando lo hago? Que la revista se queda con todos mis derechos de autor. CON TODOS. Si quiero, no sé, poner una figura de mi trabajo en algún otro formato, tengo que pedir permiso. Por mi figura. Por mi trabajo. Y te hablo de figuras en blanco y negro. En color no podemos pagarlas. ¿Sabes por qué? Porque PAGO POR PUBLICAR. Sí, en serio, lo hacemos. Mi laboratorio tiene que pagar para poder difundir los avances científicos que puedan curar a esos niños o a sus padres en el futuro. PAGO POR PUBLICAR y tengo que pedir permiso por mi figura, por mi trabajo.

Ahora podrías meter en 140 caracteres que luchar por mis derechos no me impide que tú lo hagas por los tuyos, yo seguiría leyendo.


Desde que el hombre es hombre, desde que el ser humano es humano, ha demostrado que necesita expresar sus sentimientos. Y de ahí surgió el arte. También, al mismo tiempo, surgieron las preguntas de qué hacía aquí. Los famosos “de dónde vengo, quién soy, y a dónde voy”. Y es que las dos cosas, ciencia y arte, son humanas, pero no por ello profesiones. Mira, no sé, 100 o 200 años atrás. El arte lo hacía el que podía permitírselo. Y la ciencia también. Hasta Darwin descubrió el origen de las especies en un tour por el mundo, en el que vio que los pinzones de unas islas tenían los picos más grandes que otros. La gran revolución científica vino de un viaje de alguien que pudo permitírselo.

Ahora, industria mediante, los artistas cobran por entretener y los científicos cobran por descubrir cosas. Una maravilla para los que no somos de familias ricas y queremos hacer ciencia o arte.
Yo me he quejado y mucho de mi falta de derechos. De intentar defender lo que ahora, para mí, es más que un reconocido trabajo. Y también creo cosas. La diferencia es que yo con un salario tengo. Y lucho por un salario digno. QUE ME PAGUEN POR MI TRABAJO. No creo que tenga sentido que me paguen tiempo después por mis logros. Te recuerdo que lo que yo quiero es una vacuna para el tercer mundo. Y pagar mis facturas. No quiero ningún rendimiento extra que no me merezco. No quiero derechos de autor, quiero que mis avances sigan derechos a conseguir su objetivo.

Entiendo que quieras que te paguen por tu trabajo. Y deberías (que lo haces) negociar lo que te paga una discográfica por grabar un nuevo disco. O que defiendas tu caché en los escenarios. Pero cobrar también impuestos sobre los CD´s , discos duros, lo-que-sea que la S.G.A.E quiera inventar para sangrar al ciudadano medio, perdóname muy mucho, pero yo, lo veo excesivo. Intentar lanzar una ley que te permita cobrar más de lo que te toca porque la industria que a ti te trata bien se está muriendo, lo siento, pero no. Limitar las libertades individuales para maximizar vuestro beneficio no es justo. ¿Sabes por qué tengo un blog de divulgación científica? Para que el mundo vea que la ciencia es importante. Para que posiblemente en el futuro sea una profesión digna.

Yo no busco hacerme rico. Yo no quiero recortar libertades. Yo lucho por
cambiar la industria que hace que mi actual profesión me obligue a tener otra con la que, juntas, poder pagar las facturas. Y por favor, no vuelvas a comparar los derechos a recibir medicamentos de los niños pobres con el derecho a declarar culpable de piratería a diestro y siniestro. Que ya lleváis demasiado tiempo cobrando por ello. Renovaos o morid. Pero no hables de los que de verdad mueren aunque de vez en cuando reciban tu calderilla.

Atentamente,


Lucas Sánchez.

3 comentarios:

Ter0n dijo...

No sé q decir respecto a este tema. Por un lado el derecho de uno a recibir retribución por su trabajo (asunque haya hecho un comentario desafortunado) En el otro lado de la moneda la cruda realidad a la que se enfrentan día tras día los de a pie.

Que uno esté peor que tú no significa que tú estés bien, aunque los comentarios y las formas hayan sido desafortunados. Cada uno debe defender lo suyo, aunque hay formas y formas. Espero que esta carta le llegue al susodicho autor y que se entere un poco de que hay varias maneras de hacer las cosas.

Elessar dijo...

Renovaos o morid. Pero no hables de los que de verdad mueren aunque de vez en cuando reciban tu calderilla.

Yo no lo habría dicho mejor.

Nicasia dijo...

El mercado está cambiando, El señor Alejandro Sanz no quiere aceptarlo porque vive de puta madre trabajando de higos a brevas y ahora el nuevo modelo le exige dar palos al agua mas de seguido. Jodase SR Sanz y trabaje. Lo de vivir de las rentas de su escaso (para mi gusto) talento, tiene los días contados. Asumalo.