Páginas

domingo, 30 de mayo de 2010

Moltes gràcies, Jimmy

Ayer se celebró la final de Eurovisión y, para variar, España fue completamente incapaz de acabar entre las diez primeras. Hace unos meses, cuando se eligió a Daniel Diges y su Algo pequeñito como representantes de nuestro país, ya lo advertí: la canción no pasaría del puesto 15. Y, efectivamente, esa posición fue la que consiguió. ¿Y fue por méritos propios? Bueno, reconozco lo mismo que dije por estos lares en su momento (Diges canta muy bien, los bailarines le complementaban a la perfección, la segunda voz se sumaba con acierto...), pero, aceptémoslo, un gran montante de los votos que recibió España se debió a esto:



Este sujeto, para el que no lo conozca, es Jimmy Jump, también conocido como Jaume Marquet, un imbécil que, hasta la fecha, se había dedicado a hacer el indio en acontecimientos deportivos tales como la final de Roland Garros del año pasado, la de la Champions League de 2007 o la de la Eurocopa de 2004, entre otros muchos. Sin embargo, ayer se atrevió a dar un paso más en su infame "carrera profesional", apareciendo, como habéis visto, en mitad de la actuación de un Diges que, aun así, demostró una entereza digna de elogio.

No voy, ni mucho menos, a aplaudir y reírle la gracia a este "personaje", ya que le faltó al respeto a Diges y todo su equipo en un momento muy comprometido. Sin embargo, hay que admitir una cosa: sin él, España habría quedado mucho peor. En las previsiones anteriores a la gala, nuestro país se hallaba tercero por la cola (en buena medida, por la "excelente" idea de TVE de no retransmitir ninguna de las semifinales, con el consiguiente enfado de la UER y varias naciones europeas); tras irrumpir Jimmy Jump en la canción hispana, Diges y los suyos no sólo no acabaron entre los últimos clasificados, sino que, además, cosecharon la mejor posición (15º) y la puntuación más alta (68) de España desde 2004, disponiendo, a su vez, de dos oportunidades para defender Algo pequeñito.

Pero fijémonos bien en algunos de los votos que Europa nos regaló: Rumania, 2; Finlandia, 4; Eslovenia, 5; Rusia, 4; Bulgaria, 2; Ucrania, 4; Letonia, 5; Bélgica, 1; Israel, 1; Moldavia, 4; y Georgia, 2. Esto es, de los 15 países que nos otorgaron puntos (de un total de 38), la mayoría nos dio calificaciones bajas, que nunca antes se habían producido (¿alguna vez nos había votado Bulgaria, Letonia, Moldavia o Georgia?). ¿De veras podemos creer que fue por mérito de la canción española, en vez de por la lástima que dimos por lo de Jimmy Jump?

Sea como fuere, ayer se cerró otro lamentable episodio del devenir español por Eurovisión. Y me vuelvo a hacer la pregunta de todos los años: ¿por qué seguimos gastándonos el dinero en un concurso que jamás vamos a ganar, y que nos maltrata a horrores? No en vano, ¿a nadie le resultó extraño que Jimmy Jump apareciera con total impunidad en la actuación española? ¿Dónde demonios estaba la seguridad del evento? ¿Cómo es posible que nadie supiera de las intenciones del "señor" Marquet, que hasta publicó en su Facebook lo que pretendía hacer? Como dijeron más tarde en TVE, si esto llega a pasar en Madrid, Europa nos cose a palos, pero como es Noruega...

P.D.: Para variar, la canción que ganó me pareció horrenda. La chica apenas tenía voz, pronunciaba el inglés como le daba la gana y era sosa como ella sola. Ni siquiera la composición tenía algo reseñable (no era bailable, ni tenía un estribillo pegadizo...). Definitivamente, Europa se ha quedado sorda perdida. Eso sí, admito que ha sido Lena ha sido la vencedora más divertida de la historia. Sólo a ella se le ocurriría celebrar su victoria en Eurovisión diciendo que el galardón pesaba demasiado XD

5 comentarios:

iMeMiNe dijo...

Alberto, me parece injusto. En las casas de apuestas y en los charts de los eurofans España se preveía que estuviera en el 6º puesto. Era la mejor apuesta en muchísimos años, incluso recibió un premio a la originalidad. El problema es que el premio se da por motivos geo-políticos pero no creo, ni mucho menos, que el capullo del espontáneo beneficiara a nuestro país. Lo que está claro es que es únicamente el principio de la seguro brillante carrera de Diges.

Y el titular es doloroso, Alberto, ¿muchas gracias?... No lo veo respetuoso con la delegación :P

Alberto Zeal dijo...

En los charts de eurofans también se decía que Azerbayán iba a ser la ganadora... Y ya ves... Yo, particularmente, me fío más de la noticia que daba la misma TVE el viernes al mediodía, donde se aseguraba que España acabaría tercera por la cola. Y no creo que TVE pusiera la venda antes que la herida porque sí (y menos en su propio producto)...

Que Eurovisión se gana por motivos geopolíticos es algo tan obvio (y que he "denunciado" en cientos de textos sobre el Festival en mis blogs) que entendía que no debía repetir la idea por enésima vez, pero bueno... :P ¿O alguien pone en duda que Alemania ganó por lo que ganó (y más en la acuciante situación de crisis actual)?

Y sí, me reafirmo. Jimmy Jump nos ayudó. Y mucho. Cantamos en dos ocasiones (la segunda vez incluso con más energía y entusiasmo), y el suceso ayudó a que nos quedáramos en la memoria de mucha gente, la cual, ya fuera por rabia o compasión, se animó a votarnos. Y si la canción hubiera sido de verdadera categoría, no nos habríamos tenido que conformar con las sobras (que es lo que nos dieron casi todas, salvo Lituania y dos más -Portugal no cuenta-), como le sucedió al Reino Unido el año pasado.

Los datos ahí están: de antepenúltimos a 15º, con la mejor puntuación desde 2004. Además, ¿tú crees de verdad que la gente le restaría taaantos puntos a España (de 6º a º5º) sólo porque se colase un espontáneo en su actuación? ¿Tan insolidaria crees que es Europa? :P

En cuanto al titular... Creo que en el texto resulta evidente lo que pienso de Jimmy Jump y sus gilipolleces (así como de la seguridad de la organización). Si lo he titulado así, ha sido por lo irónico que resulta que una estupidez de este calibre nos haya reportado tanto beneficio, incluso al propio Diges, que dio una señora lección de saber estar, tablas y educación delante de toda Europa. Seamos francos: perjudicarnos, no nos perjudicó. Y ahí están los datos para demostrarlo.

Otra cuestión sería la ética del acto en sí, amén de otros debates deontológicos en los que, por esta vez, no me quiero meter.

iMeMiNe dijo...

El problema de fondo de este personaje es que "trata" de representar a Cataluña con la mierda de llevar la barretina cuando está caro que no lo hace en absoluto. Además supone una falta de respeto total al magnífico trabajo de Diges que, como es tan "querible" te indigna especialmente que le hagan esas cosas, ¡con John Cobra hubiera querido yo ver al indeseable ese! Que, dicho sea de paso, pienso que ni nos perjudicó ni mucho menos nos benefició. Me parece mal vincular el puesto de Diges a ese tipo, es darle lo que quería :P

Alberto Zeal dijo...

Con respecto a lo de Cataluña, afortunadamente, muchos sabemos que los catalanes no son todos así (aunque tb hay muchos que se las traen. Y demasiados con un lavado de cerebro en materia histórica que tela...), así que no deja de ser un mentecato más.

Entiendo que te enfade lo que le pasó a Diges. A mí tb me cae bien el chaval, pero la realidad es la que es: según TVE, terceros por la cola el día antes de la final. Y quedamos los 15, con récord de puntos. 2+2, Marta, 2+2.

Narya-Mithrandir dijo...

A mí la canción me parecía sosa de un principio, pero he de reconocer que al ver el festival me pareció de las mejores. Entre otras cosas el chicho, a diferencia de la mayoría, no desafinó, algo que para mi sorpresa les pasó a casi todos. La puesta en escena me pareció aceptable y la verdad es que los bailarines actuaron fenomenal.

Yo no tengo tan claro que si no hubiese sido por el gilipollas de Jump España hubiese quedado mucho peor, no comparto lo de los votos por “pena”. Sin embargo pienso que el actuar dos veces y ser la segunda vez más o menos al final, pudo contribuir a los votos “indecisos”

Que sí, que era “algo muy sosito” pero también fue “algo de lo mejorcito” y muy bien “trabajadito” :P